Escudo de la República de Colombia

Reseña histórica

Encuentro de Egresados 2012 | "Agronomía en los años 70"


 

El desarrollo de las actividades agrícolas en nuestro país puede detectarse desde los tiempos ancestrales, cuando comunidades indígenas en nuestro territorio desarrollaban y aplicaban métodos rudimentarios en los procesos de cultivo y recolección de productos alimenticios producidos por la tierra. En sus inicios, el hombre vio la necesidad de mejorar y sustituir los métodos técnicos de producción existentes entonces con el propósito de incentivar la producción de alimentos con base en métodos que dieran mayor y mejor cantidad y calidad de productos, en beneficio del mercado y el consumo.

Las comunidades del centro Cundiboyacense y la Costa Atlántica vieron basada su economía en la producción rudimentaria de alimentos que eran llevados a los mercados de la comarca y la capital, en el marco de una técnica incipiente y una economía atrasada. Con el tiempo, y dadas las necesidades de consumo, se fueron mejorando los métodos de cultivo obteniendo mayores rentabilidades y menores esfuerzos y pérdidas.

Así transcurre la vida agrícola en nuestro país. Hasta la segunda mitad del siglo XIX se comienza a ver el tema con ojos críticos, políticos y técnicos, buscando siempre el beneficio aportado por los mercados internos y externos. El periodo posterior a las guerras de Independencia obligó al nuevo Estado a competir por el desarrollo de un territorio atrasado, dependiente y pobre. Las competencias generadas por un mundo global y competitivo hacían ver a las élites y a los gobernantes decimonónicos la imperiosa idea de abrir nuevos mercados en el mundo, con los mejores precios, para adquirir los beneficios económicos requeridos por un país desolado por las cercanas guerras de Independencia. Así, los gobiernos de turno resaltan la necesidad de desarrollar el país hacia las fronteras de la tecnología y los métodos de producción que favorecieran al productor y al país en sus ganancias.

Nace, hacia finales del siglo XIX la Sociedad de Agricultores de Colombia que vio imperiosa la necesidad de incentivar, aplicar y concretar una mejor producción agrícola, acorde con los vientos modernos que se aproximan y a sacar de la pobreza al campo y a las técnicas de siembra existentes. La sociedad en su momento reúne la élite de productores y políticos que mantenían un control burocrático y financiero sobre los territorios de mayor producción en el país. Hombres como Salvador Camacho Roldán, Carlos Michelsen Uribe y los hermanos Miguel y José María Samper Agudelo estrenan su pluma en temas que conciernen la agricultura en nuestro país y la necesidad de invertir recursos económicos y técnicos en este sector, en beneficio de un Estado rural entonces.

Entrado el siglo XX, la Asamblea Departamental de Antioquia mediante la Ordenanza 21 del 9 de abril de 1911 organiza y establece con sede en Medellín la Escuela de Agricultura, primera en su género en nuestro país, que tendría por objetivo dictar a quienes tenían el desempeño laboral directo sobre los cultivos los cursos necesarios de producción que permitieran mayores y mejores ganancias, estimulando mejor calidad y producción con base en un mercado competitivo y creciente. En su época quienes dirigían los centros de producción rural se llamaban mayordomos, hacia quienes iba enfocada la idea de capacitación y divulgación de las nuevas técnicas. Desafortunadamente para la época, los intereses políticos regionales impidieron que esta idea tuviera eco y el proyecto inicialmente planteado por la Asamblea fue olvidado y llamado al fracaso.

Sólo hasta el año 1914 se crea en el municipio de Bello, Antioquia, la Escuela de Agricultura Tropical y Veterinaria. Esta institución se consideró definitiva como la semilla de la formación académica y técnica para asuntos de agricultura en el país y en el desarrollo de técnicas zootécnicas y clínicas que serían aplicadas en beneficio de las poblaciones animales existentes en los centros de producción rural. Curiosamente el título otorgado a quienes egresaban de este Instituto era el de Agrónomo Veterinario, combinación extraña que en su filosofía encerraba el pensamiento aún existente de asociar las actividades de producción agrícola con las de control animal, objetivos de la élite productiva entonces.

La Nación, viendo la necesidad imperiosa de activar los planes de desarrollo agrícola en todo el territorio nacional crea en el año de 1934 el Instituto Agrícola Nacional, con énfasis en una inversión decidida para el campo y en el desarrollo de técnicas modernas de producción, lo mismo que de capacitación y formación de profesionales que dieran al uso de la tierra la mayor y mejor ganancia.

En el gobierno del liberal Alfonso López Pumarejo se dicta el Decreto N° 161 de 1935 por el cual el Instituto Agrícola Nacional adquiere dimensiones importantes y trascendentales en el desarrollo de las actividades políticas que giraron en torno al desarrollo de la agricultura en Colombia. Se adscribe entonces al Ministerio de Agricultura y Comercio, lo que hace que, entre otras cosas, se aumentara su atención y su inversión sobre los sectores agrarios. El gobierno de la llamada Revolución en Marcha ve la necesidad de asociar los proyectos políticos, técnicos y económicos con actividades de carácter académico que permitieran acercar las políticas de gobierno a las poblaciones rurales mediante el uso y la aplicación de métodos producidos y desarrollados desde la academia. Así, el entonces Instituto Agrícola pasa a ser parte esencial de la Universidad Nacional de Colombia, según Decreto 2212 de 1937. Este establecimiento se constituye entonces en el primer ejemplo de dependencia de la Universidad con orígenes en la provincia.

Entonces, la Universidad mediante el Acuerdo 113 de 1938, emanado del Consejo Directivo, crea la Facultad Nacional de Agronomía. Esta dependencia de carácter netamente académico contribuiría notable y decididamente en la formación de hombres progresistas y capaces en el desarrollo de la producción agrícola en el país. Los avances técnicos y las nuevas teorías allegadas al asunto hacen de esta dependencia pionera y a la altura de las existentes entonces; su formación inicial incluía los cursos básicos dictados en el Instituto de Ciencias Naturales y la Facultad de Medicina, debido a la carencia de infraestructura adecuada para ello. Una vez concluida esta primigenia etapa de formación los estudiantes continuaban su carrera en la ciudad de Medellín o Palmira, donde finalmente obtenían el respectivo título.

La figura del Ingeniero Agrónomo Daniel Mesa Bernal (1921-1993) es definitiva y fundamental en el desarrollo histórico de la Agronomía en Colombia. Adelantó estudios superiores en Botánica Sistemática en la Universidad Nacional y en la Minnesota University (EEUU). Considerado uno de los fundamentales estudiosos y pionero en los campos experimentales para los cultivos de mejor y mayor calidad. El profesor Mesa Bernal fue cofundador de la Facultad de Agronomía en Bogotá y el primer Decano (1963-1964) nombrado por el entonces Rector José Félix Patiño. Desde su cargo como director del Ministerio de Agricultura contribuyó notoriamente en el desarrollo de esta actividad productiva; lo mismo que en la creación del antiguo Departamento de Investigaciones Agrícolas DIA-, antecesor del hoy Instituto Colombiano Agropecuario ICA- . se debe al profesor Mesa brillantes trabajos en mejoramiento de calidad en semillas, en temas de Taxonomía Vegetal e Historia de las Plantas cultivadas. Miembro de innumerables Academias del mundo que reconocieron su labor en el desarrollo de la Agricultura y la agronomía en Colombia y el mundo.

Sin lugar a dudas, la historia de la Agronomía en Colombia está directamente vinculada con la provincia y la necesidad de aportar desde la Academia los estímulos y factores necesarios para dotar a la tierra y a los productos que esta produce de las características sustanciales y técnicas que contribuyan con una mejor producción, mejor nutrición y mayores ingresos para los cultivadores y los consumidores. La Universidad Nacional desde sus cátedras ha formado Agrónomos íntegros que aportan al Estado los conocimientos técnicos básicos y fundamentales dentro del panorama general del mejoramiento, la calidad y la distribución de los productos generados por la naturaleza con la ayuda técnica de expertos.

 

Gabriel Escalante Gúzman
Archivo Central e Histórico
Universidad Nacional de Colombia